A unos cincuenta kilómetros de Ciudad Juárez, Chihuahua,  se encuentra un lugar maravilloso que consta de más de 100 kilómetros de grandiosa extensión. Se trata de las dunas de Samalayuca, el único lugar en México donde podemos disfrutar de un hermoso espectáculo de olas de arena doradas a la luz de sol, flotando en el aire.

Chihuahua es un lugar que cuenta con 450 000 km² de desierto donde se pueden encontrar enormes cantidades de plantas desérticas, donde predominan los matorrales y pastizales, sin embargo Samalayuca se encuentra mayormente libre de estas plantas lo que en ocasiones puede llegar a causar grandes tormentas de arena que cubren por completo la visibilidad.

A pesar del árido clima y los inviernos tan fríos que se viven, no ha sido un factor que impida a los samalayuquenses habitar este lugar, ya que en 1880 se fundó este municipio el cual en 2010 contaba con 1474 habitantes.

El espectáculo que nosUbicación regala el Desierto de Samalayuca, el cual ha sido comparado con desiertos muy hermosos al rededor del planeta como lo es el Sahara en África,  es impactante, grandísimas dunas de arena y espectaculares atardeceres atraen a miles de turistas año con año a este lugar, por lo que Chihuahua se esforzado por crear áreas de turismo de aventura donde los visitantes puedan disfrutar de diferentes actividades como; competencias de voleibol de arena, carrera de bicicletas de arena, exhibiciones de sand-boarding, carreras pedestres, competencias de cuatrimotos y motocross, concursos de vehículos 4×4, entre otros. O bien simplemente ir a disfrutar de la calma del desierto, ¡pero cuidado! nunca se debe adentrar a este lugar sin un guía ya que en verano se pueden rebasar temperaturas de hasta 45 grados centígrados y en invierno el viento es extremadamente frío, sin mencionar las tormentas de arena.

Sin duda es un de tantos paraísos que nos regala nuestro estado de Chihuahua, que vale la pena visitar y  disfrutar de todo lo que nos brinda.